miércoles, diciembre 13, 2017

Dirección prohibida


Como todo hijo de vecino, soy crítico con las decisiones de los cargos políticos y hago mía la expresión: “Piove, porco governo”. Lo que el tiempo me ha enseñado es que tales políticos suelen ser más inteligentes o están más preparados que yo, o se rodean de asesores que son más inteligentes y están más preparados que yo; deducción lógica, dado que, si no fuera así, sería a mí a quien los mandamases hubieran nombrado su asesor. Es uno de los motivos por los que no me gusta condenarlos del todo y mucho menos criminalizarlos.
Hay decisiones políticas, sin embargo, que hacen que se te agite el papo. Cuando leí que la alcaldesa presidente del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid iba a hacer que por las calles Preciados y Carmen sólo se pudiera circular (peatonalmente) en un solo sentido no pude impedir una carcajada de puro cachondeo.
- No, mire usted –imaginé decir al guardia municipal-. No puede tirar por esta calle porque es mano p’acá; debe tirar por esa que es mano p’allá.
Vamos, pa mease y no echar gota.

Este fin de semana he estado en Madrid; en pleno meollo de la Puerta del Sol y calles adyacentes. La circulación (peatonal) es caótica. Mis padres me habían enseñado que se debía circular por la derecha, salvo en carretera, donde lo indicado era que los peatones lo hicieran por la izquierda para ver de frente los coches que se acercaban por su lado. Lo segundo era para cuidar la salud; lo primero, para no dar por saco a los demás. Pero como la urbanidad ya no está de moda, cada cual circula por donde le da la gana y de ahí el caos circulatorio. 
La señora Carmena se ha equivocado, pero se ha equivocado por aplicar la norma sólo a las calles Carmen y Preciados y no al resto de calles peatonales o semipeatonales del centro. Y, hombre, por no pintar en medio de la Puerta del Sol y la Plaza Mayor carriles que delimiten el deambular de las personas. Y, ya puestos, levantar una redonda de vez en cuando para que la gente pueda cambiar de sentido sin el peligro de darse un topetazo con quien circule en otra dirección. Es algo que le agradecerían los madrileños y los eventuales visitantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal