miércoles, marzo 29, 2017

Nonagesimo secundo anno


En abril de 2015 escribí “La tita Flora cumple 90 años” y lo cierto es que no tengo nada más que añadir a lo que entonces dije, y no es porque estuviera dicho todo; es porque el diccionario no tiene suficientes adjetivos para describirla. La tita Flora es, por edad y merecimientos, la decana y la matriarca de nuestra familia.
Hace dos años no pude asistir a su fiesta de cumpleaños y esta vez me he resarcido. Hacía mucho tiempo que no había visto tantos Linares juntos en un acto de celebración; de hecho, me encontré con varios sobrinos (de primos hermanos) que no conocía o que no los había visto desde chiquitillos.
Pude comprobar que, quienes fuimos niños traviesos, ahora somos viejos traviesos. La edad ni nos ha hecho madurar ni nos ha hecho perder la alegría, y los que fueron niños serios siguen siendo serios, pero han aprendido a divertirse.
Como vino a decir Luís, la simiente germina, las plantas crecen vigorosas y, las que han florecido, han dado una buena cosecha. Todo hace pensar que la semilla sembrada y la labor de mantenimiento ha sido buena. La estirpe progresa adecuadamente.


Haremos lo posible por estar en el nonagésimo tercero.
Tita Flora no hay más que una.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal