sábado, agosto 06, 2016

Falacias políticas


DRAE:
FALACIA 1. f. Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien.

Aristóteles definió la falacia obviando la intención o no de hacer daño y se basó más en las premisas y conclusión de los argumentos utilizados, de tal modo que una proposición puede devenir en falacia aun cuando sus premisas y conclusión sean verdaderos. La falacia del argumento radica en la invalidez del propio argumento. Queda claro, ¿verdad?
Aristóteles ya detectó 13 tipos de falacia. Federico Arreola identifica 14 clases: falacia de composición, falacia de argumentum ad hominem, falacia del francotirador, falacia del argumentum ad ignorantiam, falacia plurimun interrogatorium, falacia de la verdad a medias, falacia del petitio principii… Y así hasta 14, la mayoría definidas a base de latinajos.
Hay una falacia muy usada en política que no identifican ni Aristóteles ni Arreola: la falacia de la mendacium redundant o mentira repetida. Se la oí nombrar a Cristina Alberdi: cuando la nombraron ministra de Asuntos Sociales como independiente, decidió afiliarse al partido que en ese momento formaba el gobierno y, como tal, empezó a asistir a las reuniones de la ejecutiva. En cierta ocasión se estudiaba un tema cuya consecución favorecía el voto al partido en la oposición. Al discutir la estrategia que se debería seguir para contrarrestar ese trasvase de votos, una de las mentes pensantes sugirió la táctica a emplear.
-Diremos que…
-Pero eso no es verdad –interrumpió Alberdi-.
-Es igual. De tanto repetirlo, al final la gente se lo cree.
Falacias mendacium redundant hay muchas en la política española. Algunos ejemplos:

  Falacia primera: El Senado español no sirve para nada. Creado por la ley de reforma política de 1976, fue ratificado por el referéndum de diciembre del mismo año y bendecido por la Constitución de 1978. Ya desde el principio, periodistas y políticos de segundo orden lo denunciaron por ineficaz y apostaron por su conversión en cámara territorial, algo que para algunos ya lo es. La idea que, a base de tanto repetir, se ha grabado a fuego en el entender de los españoles es que esta institución no aporta nada al común vivir de la gente.
Es una falacia como la copa de un pino.
Después de que al final del verano de 2015 se aprobasen los presupuestos generales de 2016, el Senado y el Congreso de los diputados han estado disueltos salvo en un periodo que va de enero a abril d 2016, periodo en el que ni siquiera han sido capaces de ponerse de acuerdo para formar gobierno. Es una falacia que el Senado no valga para nada: lo que no vale para nada es el Congreso de los diputados y, en definitiva, el poder legislativo español.
  Falacia segunda: Ciudadanos es la marca blanca del PP. Ciutadans estaba haciendo su papel en Cataluña como fuerza que hostigaba a los nacionalistas; de ahí su éxito reciente. Ideológicamente no los he oído definirse, pero todo el mundo coincide en que es un grupo de derecha moderado (?). Todas las quinielas que juegan a elegir presidente dan como seguro el enfrentamiento de los votos de la derecha (137+32=169, PP+C’s) contra los de la izquierda (85+71=156, PSOE+UP). Por lo visto hasta ahora las cosas no van así: C’s apoya un gobierno del PSOE en Andalucía y otro del PP en Madrid; ambos con condiciones previas más o menos o duras. Pero llegó a un acuerdo con Pedro Sánchez (izquierda) con relativa rapidez y no hay manera de que se ponga de acuerdo con Mariano Rajoy (derecha). Su vocación de bisagra chirría y podría de acabar pasándole factura como ya sucedió con el CDS de D. Adolfo Suárez y con UPyD de Rosa Díez.
  Falacia tercera: Mariano Rajoy es una máquina de fabricar independentistas. Creo que esta afirmación la comparte todo el mundo (menos Francisco Marhuenda), pero los números dicen lo contrario. En las elecciones autonómicas de 2010, CIU obtuvo 62 diputados, ERC 10 y SCI (Laporta) 4. Esto da 72 diputados al actual JxSí  y 76 al conjunto de independentistas declarados. Las elecciones de 2012 dieron el siguiente resultado: CIU 50 diputados, ERC 21 y CUP 3. Son 71 diputados para JxSí y 74 para los independentistas. Por último, las elecciones de 2015 nos dejaron 62 diputados para JxSí y 10 para CUP (72 diputados para el conjunto). En el tiempo en que Rajoy fabricaba independentistas JxSí perdió 10 diputados y el conjunto de independentistas perdió 4. O es mentira que Rajoy los fabrique o Artur Más tiene una maquinilla destructora más potente que el presidente del gobierno (español) y, a medida que Rajoy los fabrica, el honorable los pica para hamburguesas.
  Falacia cuarta: La negación de las falacias primera, segunda y tercera es también una falacia. Sin comentarios.

Me preocupa que se siga a firmando que esta vez tampoco se va a poder pergeñar un gobierno. De ser así y a tenor de la evolución de los resultados electorales, me temo que sólo será posible salir del atolladero cuando el PP consiga una nueva mayoría absoluta. Tengo crudo mi voto porque tendría difícil decantarme por una de las tres opciones que contemplo como posibles:
  Voto útil: Echar la papeleta del Partido Popular. No le veo futuro. Rajoy mintió en 2011-2012 y, por tanto, mi ética prohíbe otorgarle la confianza.
  Voto inútil: Quedarme en casa. Una abstención del 60%, e incluso menos, sería efectiva en un país de inteligencia media aceptable; en este país que se llama España no vale para nada: los políticos dirían que la gente no votó porque está cansada de elecciones y se quedarían tan panchos y, ¡tiene tela!, nosotros los creeríamos.
  Mi voto: Papeleta en blanco. Tampoco vale para nada, pero es lo que me pide el cuerpo: no hay ningún partido político actual que merezca que yo le dé mi confianza. Ellos dirán que voté en blanco porque soy tonto y no los he entendido o que sí los he entendido y toman nota, nota que olvidarán una vez obtengan lo que quieren (el poder o nuevas elecciones a ver si la alpargata canta). Sigo pensando que el voto en blanco debería de sumar escaños y que éstos quedaran vacíos durante la legislatura; tampoco valdría para nada pero nos ahorraríamos una pasta en sueldos, dietas y asignaciones. ¡Qué gozada sería ver el parlamento casi vacío sabiendo que nuestros diputados (los que hemos votado) sí estaban presentes.

Esto también es una falacia.

1 comentarios:

A las 9/8/16 18:22 , Anonymous Kioskero ha dicho...

Para que precisamente "Mi voto" pueda tener valor, existe una opción qu e se llama escaños en blanco.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal