domingo, mayo 29, 2016

La undécima


Sigo pensando que Europa le debe una champions al Atlético de Madrid. Después de lo visto anoche, al menos champions y media. Esta vez no ha sido un gol en el último minuto; esta vez ha sido un palo en el último segundo. Vamos, que si el jugador del Atleti (no digo su nombre porque aquí somos dados a recordar a los héroes por sus fracasos y no por sus victorias) hubiera apuntado cuatro dedos más a su derecha, es posible que ahora yo estuviera escribiendo de otra cosa.
El Atlético de Madrid progresa, pero no adecuadamente; quiero decir que cada final la pierde más tarde y, siendo infinita la serie de penaltis, no sabemos hasta dónde puede llegar su infortunio. Con razón le llaman el Pupas. En mi pueblo y alrededores hace años que hizo furor una frase que define casos como el del equipo madrileño: “Es más desgraciao qu’el Pupas, que se cayó de espaldas y se partió el capullo”.
A priori este iba a ser un partido que vería con una tranquilidad absoluta. Primero porque los colchoneros se merecían el título; no sólo habían perdido dos copas en el último suspiro sino que este año se cepillaron a dos de los tres mejores equipos europeos y dice el refrán (equivocadamente) que no hay dos sin tres. Y segundo porque si el Real ganaba la undécima, el único problema sería que, a este paso, la vitrina del Bernabéu se iba a quedar pequeña.
Los primeros compases del partido no me gustaron; parecía que el Real se iba a llevar de nuevo el gato al agua, quizás con mayor facilidad que la última vez. Y así lo confirmó el gol de Ramos, que llego pronto, tal vez demasiado. Le busqué la parte positiva: Mi tío Manolo, desde allá arriba, se pondría contento; era la primera Eurocopa del Madrid en su ausencia y en mi corazón lo tomé como un homenaje a su memoria. Claro que el partido cambió y el Atleti tomó el mando; vamos, tomó el mando, dominó el partido, controló la pelota e hizo el juego que se suponía correspondía al Real; con hora y pico por delante era de prever que daría la vuelta al partido. Volví a acordarme del tito Manolo; murió el año de la décima, justo dos meses y un día después de la final. También le busqué la parte positiva: sería esa décima Copa de Europa la que le sirviera de homenaje.
Luego vino el gol, la prórroga y los penaltis que agrandaron aún más la leyenda del Pupas. Tito Manolo descansa contento, si bien estoy seguro que se hubiera tomado con deportividad, no exenta de alegría, una victoria del eterno rival.

Reflexión: Si a un delantero le muestran tarjeta amarilla por simular (o no) penalti, ¿por qué a Pepe y otros actores dramáticos no le enseñan la roja por simular agresión de un contrario?

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal