viernes, abril 15, 2016

Todo es posible en Graná

A mi paisano, el alcalde de Granada, parece que lo han pillado con las manos en el pelotazo urbanístico. O eso dice la UDEF.
Qué coñ es achó de la UDEF?, que dijo el molt poc honorapla. 
Y como si no fuera suficiente meter la mano en el tarro de la miel, la canallesca empieza a sacar sus trapos sucios (los del alcalde) al sol. Se les ha ocurrido recordar el recibimiento que hizo el verano pasado a los mejores alumnos de selectividad para invitarlos a una fiesta a la que podían acudir de trapillo, sin ningún tipo de etiqueta, cómodos; fue cuando dijo aquello de "Ya sabéis que las mujeres, cuanto más desnudas, más elegantes; y los hombres, cuanto más vestidos, más elegantes" que tanto molestó a las buenas gentes, incluso a las buenas gentes granadinas, porque, aunque el señor alcalde tenga fama de campechano y de usar un lenguaje populacheroalcalde-tractorista lo llaman, un malafollá granaíno no hubiera utilizado tales expresiones. Un verdadero malafollá hubiera puesto en fila a los estudiantes y “estudiantas” y hubiera felicitado a cada uno/una dándole la mano a la vez que decía:
- Olé tu pohya.
Y cada una/uno le hubiera respondido:
- Grasias, tonto pohyas.
Después no habría pasado nada.

Sr. Alcalde, si es usted inocente de aquello que le acusan, que el juez se lo bendiga; y si no, en la cárcel lo disfrute.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal