jueves, enero 20, 2011

Pinganillos en el Senado

Miércoles, 19. Punto radio. El tema a debate es la inauguración del sistema de traducción simultánea en el Senado; se escuchan las primeras palabras en una de las cámaras de las Cortes Españoles en un idioma diferente al que los nacionalistas llaman la lengua del imperio. No hay noticias de que nadie haya sufrido un infarto o un acceso de sarpullido alérgico. Los comentarios entre los tertulianos, políticos y personal civil entrevistado son variopintos:
- Parece mentira que hayan tenido que pasar más de 30 años desde que se aprobó la Constitución para que las lenguas nacionales tengan cabida en la cámara regional –político nacionalista-.
- Es una estupidez. ¿Verdad que todo el mundo entiende el español? Entonces, ¿a qué viene tanto teatro? –político no nacionalista-.
- Con la que está cayendo y encima empleamos más dinero en gastos inútiles – ciudadano de a pie preocupado por la crisis-.
- La Constitución y los Estatutos de Autonomía dicen que el catalán, el gallego y el vasco son cooficiales en sus respectivas comunidades autónomas pero no en el resto de España –otro ciudadano de a pie que no necesita excusas económicas-.
- No sé de qué se queja el PP o ¿es que sus parlamentarios no hablan catalán en el Parlament de Cataluña? –un ciudadano enterado-.
- No sé de qué se queja el PP o ¿es que sus parlamentarios no hablan castellano en el Parlament de Cataluña cuando les viene en gana –otro ciudadano enterado que no ha oído al ciudadano enterado-.

Hasta se ha intentado recabar la opinión del presidente del Congreso, pero el señor Bono ha capeado la pregunta y no ha querido contestarla.
- Hombre, lo que es penoso –habla un tertuliano- es que hay traductores de español a catalán y viceversa, de español a gallego y viceversa y de español a euskera y viceversa pero no hay traductor de gallego a euskera. Cuando un senador habla en gallego, el discurso se traduce al español y ya está; entonces es que se da por sabido que todos los senadores hablan español. Es un absurdo. Pero bien mirado, es pintoresco ver a sus señorías con pinganillo.

El tertuliano no indica si hay traductor de gallego a catalán o de catalán a euskera y a mí no me queda claro si es que no hay funcionarios que sepan dos idiomas “cooficiales” o es que la idea se centra en que cada uno hable en la lengua que quiera pero que escuche en la oficial de la nación.
Me entero que, con esta normativa, cada sesión del Senado cuesta unos 12.000€ más, cosa que a los tertulianos y a la mayor parte del público entrevistado le parece que es una forma de tirar el dinero por la ventana. La conversación se hace repetitiva y empiezo a perder interés. De pronto hay un chispazo de inteligencia que requiere toda mi atención aunque me he perdido el nombre del político que contesta a la pregunta.
- ¿No le parece que con la crisis que sufrimos, la existencia de traductores en el Senado es un gasto que no nos podemos permitir?
- Estamos desviando el debate. La cuestión no es si debe implantarse o no la traducción simultánea en la Cámara Alta, la cuestión es si podemos permitirnos el lujo de gastar cincuenta millones de euros en mantener abierta una institución que no vale para nada.

Lamento haber perdido el hilo de la charla y no haber retenido el nombre del político. Y lo lamento porque ya tendría decidido mi voto mientras él fuera candidato. Que el Senado no sirve para nada lo saben todos los políticos pero éste es el único que se atreve a decirlo.

4 comentarios:

A las 22/1/11 18:57 , Blogger Juan Manuel ha dicho...

Como de costumbre, amigo Antonio, has vuelto a dar en el clavo. O, si me permites, en los clavos. Uno; el de cuestionar la existencia de esa cámara alta (léase Senado), que nadie en este país sabe muy bien para qué sirve... Y dos; el hecho de que en estos tiempos, en los que se está hablando de retrasar la jubilación, de recortar gastos y de tantas otras cosas, se decide que en el Senado se pueda utilizar cualquiera de las lenguas oficiales, con la "propina" de tener que implantar el servicio de traducción simultánea, con lo que eso nos cuesta. A todo ello le pondría el calificativo de "penoso", y algunos otros más "gordos". Te felicito, Antonio.

 
A las 22/1/11 23:03 , Blogger Quiosquero ha dicho...

Algún día, Juan Manuel, tendremos que hablar también de lo que la SGAE pagaba a su presidente en agradecimiento por conseguir la recaudación del canon digital.

 
A las 23/1/11 10:39 , Blogger Juan Manuel ha dicho...

Ya sabes que conmigo no hay problema para hablar de lo que haga falta, incluídas las penosas historias de la SGAE, claro. Que puedes contar conmigo, vamos...

 
A las 10/4/13 15:07 , Anonymous pinganillo ha dicho...

Estoy muy de acuerdo con todo lo que publicaste, fijate que justo lo primero que me ha salido en Googñ ha sido su articulo despues de dos años, jejej
saludos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal