martes, junio 03, 2014

Historias eréctiles


He tropezado con el refrán "Quien no tiene otra cosa, con su mujer se acuesta" y me ha traído a la memoria una conversación que oí tiempo ha.

Estábamos en plena efervescencia de la Viagra y andaba yo con una rodilla maltrecha, lo que me obligaba a hacer frecuentes visitas al traumatólogo. Una tarde los hados me fueron favorables y los transbordos en transporte público me fueron al dedo; llegué a la consulta con tiempo más que sobrado. Enemigo de las esperas largas, me hice hueco en el mostrador del bar más cercano y pedí un café. A mi lado, tres vejetes discutían sobre el tema de actualidad.
- Oye, que dicen que es verdad, que te tomas una viagra y te pones como un toro.
- Bueno, ¿y qué? Hasta que no la receten en la Seguridad Social…
- A mí me han dicho que en Andorra la venta es libre.
- Claro, a 40.000 pts. la ración. ¡Cualquiera!
- Ah, pues yo sí me las gastaba.
- Para pasarte una noche de juerga con la parienta…
- ¡Y una mierda! Si me gasto 40.000 pts. es para disfrutarlas como Dios manda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal