miércoles, septiembre 21, 2011

El truco del almendruco

Ya fuera Antonio Meucci (teletrófono) o Alexander Graham. Bell (teléfono) el inventor del aparato para hablar de lejos, sin duda es César Alierta quien mejor lo marketinguiza. Sus, por lo general, niñas nos martirizan cada día con las nuevas ofertas de Telefónica (hoy Movistar) y sus descuentos fabulosos de modo que, si el cliente no está lo bastante “alierta”, apenas se descuida se encuentra grabando un nuevo contrato con la compañía.

Hace algún tiempo me pasé del dúo al trío, es decir, de dos servicios en uno a tres servicios en uno: ADSL, voz e Imagenio al precio de 39,90€ al mes. En la oferta me regalaban un partido de fútbol y dos películas. Es tanta mi afición por la tele que no utilicé el regalo; por no utilizar, no utilicé ninguno de los canales de Imagenio, excepción hecha de Canal Sur durante unos meses que tuve a mi madre en casa.
El técnico me avisó que, cuando estuviese enchufado a Imagenio, la ADSL iría un poco más lenta. Se quedó corto: la ADSL se me vino abajo estuviese viendo Imagenio, UHF, la digital gratis o tuviese apagados todos los aparatos. Además, las niñas de Alierta me seguían llamando para ofrecerme el trío.

En casa las cuentas las llevo yo. Quiosquera dice qué cuentas y cuándo debo comprobarlas. Un día le tocó a la factura del teléfono: no había factura; Telefónica me la enviaba digitalmente a un lugar al que yo no podía acceder porque ignoraba mi nombre de usuario y mi contraseña. Llamé al 1004. Los 39,90€ del trío habían engordado visiblemente además de rodearse de una apetitosa guarnición: línea individual, Internet (¿?), mantenimiento del ordenador… Conectarme a Internet más un gasto de 3 ó 4 euros en llamadas superaba ligeramente los 100€. Me di de baja de todo lo que no usaba y que Telefónica me permitió. Ahora la factura del teléfono está sobre los 70€.
Las niñas de Alierta continúan llamando.

Si algo bueno tienen los móviles es que, con el mismo precio, puedes ver quien te llama y si te llama el 1004 o un número raro, ignoras la llamada. Pero Telefónica ya se ha olido que el móvil que nunca le coge una llamada tiene teléfono fijo y para mi teléfono no pago por saber previamente quien llama, o sea, de vez en cuando me tropiezo con una operadora de Movistar. Hace un par de días tuve una conversación interesante:
- ¡Diga! – seco, por si acaso-.
- ¿El señor Quiosquero?
- Sí –desabrido-.
- Soy fulanita, de Movistar. ¿Está conforme con lo que paga de teléfono o le parece que paga mucho?
- Me parece exagerada la relación utilización/precio –un poco maleducado-.
- Veamos su ficha… ¡Huy, sí! En la última factura pagó usted 71,67€; es bastante alto.
- ¿Me puede mejorar el precio?
- Sí, claro, con el trío –ya empezamos, pensé-. Dispondrá de 10Mb de memoria, como ahora, llamadas de voz a fijo, llamadas a móvil e Imagenio.
- No quiero Imagenio, no veo la televisión.
- Bueno, no la vea si no quiere.
- Vale, ¿por cuánto me sale la oferta?
- En esta oferta especial usted pagaría por todo 50,90€.
- ¡IVA incluido!
- ¡Noooó! IVA aparte.
- ¿Alta de línea?
- La instalación es gratis.
- Alquiler de línea, quiero decir.
- Sí, sí, aparte.
- ¿Tiene una calculadora a mano?
- Sí.
- Pues sume: 50,90 del trío, más alquiler de línea, más mantenimiento Internet… ¿Lo tiene?... Multiplique por 1,18. ¿Cuánto le da?
- Setenta y cinco con cincuenta y cuatro.
- ¿Dónde está el ahorro? –irónico-.
- Hombre, es que yo le ofrezco más servicios; le ofrezco llamadas a móviles e Imagenio.
- Señorita, se lo he dicho al empezar: No quiero Imagenio. Y en los 71€ actuales están incluidas mis llamadas a móviles. Mejorar el precio no es comprar cosas inútiles por la misma cantidad; mejorar el precio es comprar lo mismo pero más barato. ¿Lo va cogiendo? –con bastante mala leche-.
- Perdone la molestia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal